A Runway

LACOSTE F/W19

por Angella Andonie

En el tiempo de la segunda Guerra Mundial, Rene Lacoste y su esposa Simone Thion de la Chaume, crearon un proyecto de reforestación en las áreas de su campo de golf Chantaco. El proyecto de trataba de una plantación de 50 mil árboles cubriendo casi 125 acres. Este proyecto sirvió como medida preventiva para muchas personas debido a que Alemania enviaba a las personas obligatoriamente a la guerra, pero ya que la ley apoyaba la reforestación, esto contuvo a que muchas personas no fueran a la guerra.

Así nace la colección de otoño invierno 2018 “en una historia de empatía, esperanza y bondad” dijo Felipe olivera Baptista (diseñador de Lacoste). El quería con esta colección imitar un poco el sentimiento de Chantaco, una parte muy importante en la historia de la familia lacoste.

La casa Lacoste se guardaba la historia, hasta ahora que Baptista el uso de inspiración para iniciar un proyecto de conservación para las 10 especies con mayor riesgo en peligro de extinción. Para ello es diseñador ha remplazado el pequeño cocodrilo en las camisas polo con los iconos de lo animales en peligro. Baptista nos cuenta que algunos animale solo tienen 30 de ellos el todo el mundo.

Para mí la marca nos hizo vivir una experiencia divina desde el momento en que entramos y fuimos recibidos con una bebida caliente que realmente fue muy agradecida, estaba haciendo demasiado frio. Los asientos eran en una especie de gradería en donde se podía ver muy clara las piceas desde todos los asientos. Al incio de la pasarela un árbol grande que representaba la historia iconica de la macara en la segunda Guerra Mundial.

Cuando empezó el show quede anonadada por la colección inspirada en la época retro de los 80’s y 90’s. Esta se encontraba llena de capotes en colores sólidos y con estampados a cuadros. Las prendas suéteres holgados dominaron la pasarela, unos con corte tipo vestido, otros con cuellos de tortura. La tendencia deportiva no puede dejar de estar en las pasarelas de Lacoste, esta temporada se vieron bomber jackets, track suits y las clásicas zapatillas blancas. Sin duda fue una colección llena de historia y humanismo.

XO,

Angella